viernes, 22 de enero de 2016

¡HASTA PRONTO, STARMAN!

¡GRACIAS INFINITAS POR DARNOS TANTO!


En el momento de escribir estas letras, ya han pasado nueve días de la triste desaparición del duque blanco.

Nueve días que se han hecho duros, eternos y amargos sin final. He intentado una y otra vez ponerme a escribir lo que jamás pude imaginar que tendría que escribir. Mientras intento acometer la difícil misión de encontrar palabras, adjetivos para estar a la altura de un tributo imposible, las emociones se acumulan como una tormenta oscura que bloquean la poca capacidad que pueda quedar de intentar asimilar aún lo que supone un shock tremendo que me temo jamás podrá ser asumido totalmente. Tantos momentos en soledad y compartidos a flor de piel, tantos sueños, tanta energía , tanta ilusión, tanta plenitud, tantas estrellas, tanto cielo abierto, tanta vida...

Se dice rápido y pronto... Bowie se ha ido, como siempre hizo en vida, por sorpresa, sin avisar, elegante, misterioso, enigmático. Pero estrellas como él, no mueren, no pueden morir, simplemente vuelven al lugar de donde vinieron, al cielo, al espacio sideral, para seguir alumbrando nuestras vidas desde lugares donde sólo nuestra imaginación y nuestra alma pueden alcanzar.

Como bien es sabido, la noticia nos ha pillado a todos por sorpresa. Cuando ya estábamos preparando en esta sección con ilusión  la presentación de su nuevo trabajo discográfico "Blackstar", nos llegó el mazazo fulminante de su muerte por un cáncer terminal contra el que llevaba luchando 18 largos y angustiosos meses. Una enfermedad que había conseguido ocultar al mundo, sólo compartida con sus seres más íntimos. Sabíamos que desde su ataque cardíaco sufrido en 2004 (que casi le cuesta la vida en mitad de su gira europea) su salud y su estado físico habían empeorado muchísimo. Con el paso de los años, su aspecto había decaído considerablemente. Se hacía muy doloroso ver como alguien que siempre había personificado la elegancia más sublime se veía muy desmejorado y envejecido. Demasiado rápido en tan poco tiempo. Algo parecía no ir bien... ¿Pero esto? 

En mi opinión, hablar ahora de su último disco (el cual cobra repentinamente una dimensión escalofriante, pues se trata de un  réquiem o testamento final del que sabía que había llegado su hora) no procede en este momento, pues nos adentraría en un terreno demasiado lúgubre y tenebroso. Ya que se trata de una despedida a modo de homenaje, quizás lo mejor sea celebrar y destacar lo que este genio sin igual nos ha dado y nos seguirá dando por siempre jamás.

Se nos ha ido un ARTISTA TOTAL, al estilo de los antiguos artistas renacentistas. Alguien que cogía ideas de todos los lados y era capaz de sintetizarlas estética y musicalmente de manera revolucionaria y vanguardista, explorando  casi todos los estilos musicales, re-definiendo y creando tendencia. Muy en la idea de unos de sus ídolos (Andy Warhol) supo combinar teatro, mimo, moda, cine, pintura, fotografía, vídeo arte, happenings, performances, literatura, filosofía, arte y como resultado de esa coctelera transmutar constantemente en esos personajes teatrales en los que se encarnaba una y otra vez, desplegando toda su creatividad y elegancia sobre un escenario, como nadie jamás ha conseguido hacer.

De esos genios que aparecen  una vez cada siglo, su obra esta llena de canciones perfectas con unas sonoridades, melodías, arreglos y armonías que parecen venir de otro mundo y que en la mayor parte de su carrera iban en sentido diferente a lo que marcaban las modas o el mercado. Por no hablar de sus revolucionarias puestas en escena y presentaciones estéticas, así como de la profundidad intelectual de sus letras crípticas y enigmáticas (en la mayoría de los casos, difíciles de interpretar). Alguien que era fiel a sí mismo en todos los aspectos de su trabajo artístico y de su vida, reinventándose una y otra vez sin descanso, haciendo de ello algo sublime, magnético, intrigante e inspirador. Su influencia en la cultura y el arte contemporáneo postmodernista es gigantesca, con rastros de ella aquí y allá, sobretodo en lo audiovisual. Referencia obligada para cualquier persona o artista, cualquiera que sea su campo de acción, cualquiera que sea su edad, lugar o condición.

Para mí, lo más relevante y trascendente de su obra se encuentra en la esencia de su mensaje, lo que hizo de ello una actitud y una forma de vida,  y que ha calado, creo, en la mayoría de sus fieles seguidores, entre los que me encuentro, convirtiéndose en algo atemporal que traspasa cualquier generación. Siguiendo la estela de Oscar Wilde, Kerouac y otros autores de la generación "beat", Bowie entendió la vida como una experiencia total en contraposición a los convencionalismos sociales. Creó esos personajes de ficción como realidades alternativas en las que poder evolucionar y realizarse como persona, siendo él mismo sin necesidad de mostrarse en su totalidad. A modo de impostura (en el buen sentido del término), jugando con "alter-egos" donde daba rienda suelta a su creatividad e imaginación, en la que todos podíamos encontrar puntos de conexión y de identificación, enseñándonos a vivir conforme a lo que uno cree, sin renunciar a uno mismo. Nos enseñó que ser diferente no sólo no era malo, sino que era bueno y hasta mejor. Nos dio ese combustible, esas alas para volar, para creer en nuestros sueños, para entender que vivir conforme a lo que cada uno cree no es sólo posible, si no obligatorio.

Mirando hacia el cielo, hacia las estrellas, hacia marte (como la protagonista de "Life on mars") todo es posible, todo cobra valor, todo cobra vida, aunque la tediosa realidad que te rodee diga  en muchas ocasiones lo contrario, es posible, ha de serlo. Ese mensaje lo ha llevado hasta el final, plantándole cara  a la propia muerte, transformando su dolor y sufrimiento en algo bello, en una nueva obra de arte. Como colofón a su legado nos deja un último regalo, poniendo  la poca vida que se le iba yendo como un ejemplo colosal de que hasta el último suspiro... "We can be heroes, just for one day".

Descansa en paz, Ziggy stardust, Major Tom, Spaceboy, Thin white duke, Starman...

Siempre en nuestro corazón.

Resulta muy difícil escoger algún vídeo que pueda  expresar las emociones que se sienten en esta triste y definitiva despedida. Finalmente creo que lo mejor es rendirle tributo con una de las celebraciones espontáneas que se llevaron a cabo en Brixton (el barrio de Londres donde nació) donde personas de todas las edades se lanzaron a la calle para darle su último adiós con lágrimas y alegría entremezcladas, ya que como el propio David en el corte de la mítica entrevista que concedió a la BBC en el 72 con la que arranca el video dice: "Amaba la vida por encima de todas las cosas". Posteriormente aparecerá la presentación de "Starman" en vivo en la mencionada cadena ese mismo año.



También dejamos el enlace con el programa especial que "siglo XXI" de radio 3 (1h de duración) improvisó el día de la trágica noticia con una excelente selección de temas de su época más experimental con otros más clásicos y donde espontáneamente la gente fue dejando sus mensajes de despedida, algunos emotivísimos y muy desgarradores. Me parece especialmente conmovedor el que una chica dejó en el minuto 25.03".

No nos olvidamos del merecidísimo homenaje que también teníamos preparado a Lemmy Kilmister (Motörhead) que se subirá en cuanto podamos.

Desde este modesto blog, prometemos hacer un homenaje a David Bowie  a la altura que se merece.
No se cómo ni cuándo, pero se lo debemos...

R.I.P
LOVE YOU, FOREVER.

4 comentarios:

  1. Pedazo homenaje que le has hecho. No se merece menos. Yo he dejado pasar unas semanas antes de ponerme con Blackstar pero creo que ya es buen momento. Ya te contaré mis impresiones. ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias,amigo.
      Yo aún me tomaré un tiempo.
      Un abrazo!

      Eliminar
  2. Se fue el artista total, el genio de la reinvención, de las canciones redondas, inesperadas, mágicas, pero nos deja sus tesoros, su legado es eterno, nos ha trasformado, hecho mejores, vibrantes y plenos. Ahora sus sonidos e imágenes cobran otra dimensión, pero él, en cierto modo, sigue aquí con nosotros. Al menos ese es mi consuelo
    Enhorabuena por la reseña, hecha desde las tripas, desde la rabia y también desde el amor. Sé perfectamente cómo te brillaban los ojos al hablar de Bowie y como transformo, en cierto modo, tu forma de ver el mundo. Él está en ti y forma parte de nosotros.
    Gracias por ordenarnos las ideas, me alegra de leer esto pasado un tiempo. Espectacular el homenaje desde Brixton, bien elegido, Ansioso espero ahora el nuevo play list del blog
    Gracias BoyStarDust… Hoy he vuelto a escuchar a tu Lady
    And he was alright, the band was altogether…..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué grande eres!
      Tú fuiste mi mentor. El que me dio a conocer al genio bicolor, así como tantos otros grandes artistas y grupos cuando éramos unos "criajos".
      Eternamente agradecido.
      Va por tí, amigo.

      Eliminar