lunes, 14 de agosto de 2017

Actualidad: Cabezafuego





           Este “fenómeno” con el que me topé por pura casualidad hace muy poco, merece sin lugar a dudas ,que aparezca por este rincón ante su fascinante y particular segundo lanzamiento discográfico, que entre otras peculiaridades cuenta con un trabajadísimo “vinilo- comic” ( o “tebeo”, como él prefiere llamarlo) que merece ser comprado sin dudarlo, no sólo por eso si no por su personal y arriesgada música, a mi gusto fresca y novedosa, cuyas letras e historias ( ilustradas en dicho “tebeo”) son grandiosas y no tienen desperdicio.

Íñigo Garcés es un músico navarro ( o pamplonica) que ha pasado más de 20 años por distintas bandas básicamente de rock, tocando diversos estilos como el “stoner” entro otros.

Según recientes entrevistas, el protagonista lleno de cinismo irónico, comenta que está ya harto de intentar hacer discos de rock,n,roll al estilo anglosajón, sin quedar nunca satisfecho, por lo que esta vez ha decidido salirse por la tangente, haciendo algo cuanto más “loco” mejor. Después de tocar en esas bandas importantes de la zona, en 2014 decide seguir su carrera en solitario como “Cabezafuego” con su primer disco “Camina conmigo”. Este año 2017, decide arriesgar y romper todos los moldes. Según sus palabras, “A estas alturas, en este disco he hecho sin más lo que me apetecía, lo que me salía de dentro. No pretendo hacer un disco de rock,n,roll, ni de pop, ni de nada, sólo experimentar y hacer la música que en este momento tengo la necesidad de hacer. No es un disco que suene a rock,n, roll, pero lo es en claramente en su espíritu.”

En relación al título “Somos droga”, comenta que aparte de ser todos química y pudiendo interpretarse como formas de alienación de las que todos de alguna manera formamos parte, prefiere que sean los demás los que lo interpreten a su manera. Según él no ha pretendido darle un trasfondo filosófico, ni trascender a nada. Simplemente se le ocurrió así sin más. Para hacernos una idea de lo particular, llamativo y a mi entender “bizarramente “ brillante del protagonista, nada mejor que acceder a una entrevista que intercala con alguna canción del disco pinchando aquí , como podemos comprobar no sólo pretende reírse de sí mismo ( como así afirma) sino que en mi opinión es una brillante propuesta basada en una mezcla de humor del absurdo y locura surrealista, sutil, lúcida y afilada como una navaja.

En lo musical me cautivó en seguida este disco por la mezcla increíble de estilos, sonidos, tradición, transgresión, fiel reflejo del mundo interior de este entrañable ser.  Esto se echaba en falta, sobre todo en España. Esas ganas de hacer que el talento discurra por donde sea, improvisando, con ese buen humor y “mala baba” al mismo tiempo. Pretendiéndolo o no, su música suena fresca, impactante y atrevida. Esto queda bien reflejado en sus increíbles y “cachondísimas” letras, repletas de frases e ideas mordaces, críticas e ingeniosas. Cada una cuenta una historia que se ve ilustrada a su  vez dentro del propio “tebeo”, consiguiendo en su conjunto un trabajo conceptual.

Como ejemplo de gran historia “inventada” con una divertidísima letra se ha escogido para cerrar el nuevo play-list, “El suplente de los minutos basura.” Algo que aparte de arrancarte una sonrisa, suena muy bien y dice cosas interesantes, con su habitual doble sentido del humor. Escuchadla porque no tiene desperdicio.

En este “disco-tebeo”, han participado importantes autores gráficos de cómic, consiguiendo en esa combinación con la música, un vinilo al que apetece enseguida “hincarle el diente”, como veremos en el primero de los 2 videos ensamblados que hemos escogido en la cabecera de presentación. En el siguiente el surrealismo más alocado se hace patente en un video-clip grabado por una excelente diseñadora gráfica ( Beatriz Sánchez) con la que según él, sintonizan a la primera y con la que espera trabajar hasta que se “aburra de él” . El tema del video es “Caramelos 6 de julio”, y es impactante e imprescindible para “calar” hasta el fondo a este gran personaje.

Resumiendo, como él mismo diría, lo mejor es dejar de lado interpretaciones “sesudas” y búsquedas de trasfondos racionales y disponerse relajadamente a disfrutar de la ironía y particular visión de la vida de este navarro, que ahora sí, parece ir a por todas. Y por su puesto, lo más importante, de las ilustraciones y de su música.


1 comentario:

  1. Juan Carlos! Aquí Cabezafuego!!! Todo un honor, qué gran artículo!!!! Gracias majo!!!!!

    ResponderEliminar